El gobierno se comprometió a trabajar para declarar la emergencia agropecuaria

Este martes las entidades gremiales de la producción agropecuaria participaron de la reunión de la Comisión de Emergencia, convocada por el gobierno. En diálogo con esta Agencia, Oertlin precisó que más del compromiso del gobierno, “nos vamos, como en otras oportunidades, con las manos vacías. Fuimos invitados a la reunión para analizar las diferentes situaciones de las producciones en las costas de los ríos. Tendríamos que haber  tenido en cuenta la ganadería, la pesca, y la apicultura, pero sólo surgió el compromiso de la provincia de ponerse a trabajar ahora para ver en cuanto tiempo declara la emergencia para los productores, duramente castigados por este fenómeno”.

Oertlin también se refirió a la situación social que se genera en inundaciones, con familias costeras que deben ser evacuadas. Ante esto, opinó que “el estado debería tener políticas claras para que estas personas que viven a la vera de los ríos, y generarles cuestiones propicias para que no regresen a esos lugares, y que tengan viviendas y trabajo digno donde corresponde”.

El cooperativista destacó que aunque  el 13 de junio la Mesa de Enlace provincial solicitó al gobierno que declare la emergencia  hídrica ante la crecida del río Paraná, que técnicamente es la emergencia agropecuaria, para  reducir los tiempos para otorgar los documentos para mover hacienda, flexibilizar medidas para el transporte del ganado y recibir del Estado ayuda para alimentar a los animales que fueron trasladados, “nos fuimos solo con el compromiso del ministro de la Producción, Roberto Schunk, de ponerse a trabajar para que se declare la emergencia”, ironizó.  “Nos dijo que cada una de las localidades afectadas recibirá tratamiento según su problemática”.

Enojo con Ramos
Párrafo aparte dedicó Oertlin para hacer público su enojo con el ministro de Desarrollo Social, Carlos Ramos. “Como estaba la policía, decidimos plantear nuestra preocupación por el crecimiento del abigeato en las islas, e hicimos saber que las carneadas crecen de manera desproporcionada. Grande fue nuestra sorpresa, al escuchar al funcionario antes de entrar a la reunión, afirmando que en pos de la distribución de la riqueza ‘sería bueno que hubiera más carneadas’. Da la impresión que el funcionario considera que el ilícito es válido para distribuir la riqueza. ¡Vergüenza debería darle!”, cuestionó. “Si este es el pensamiento del gobierno provincial, porque Ramos es un funcionario de esta gestión, no debe sorprendernos lo que se dice en las noticias sobre los funcionarios del gobierno nacional”, fustigó.

El dato
En la costa del Paraná hay seis departamentos involucrados, que son Paraná, Diamante, La Paz, Victoria, Gualeguay e Islas, donde hay aproximadamente 600.000 cabezas afectadas en mayor o menor medida.